Pablo Amor: “Formar a nuestros niños en arquitectura y urbanismo es vital para avanzar hacia el modelo de ciudad que nos merecemos”

Pablo Amor: "Formar a los niños en arquitectura y urbanismo es vital"

 

Entrevistamos a Pablo Amor, socio de Arquitectives. Nos sentimos muy orgullosos de que esta gran iniciativa haya surgido de la inquietud de arquitectos con pasado en CMV-Architects

¿Cuándo y cómo surgió la iniciativa de poner en marcha Arquitectives?

Arquitectives surgió en el año 2009, cuando Cristina Llorente, la otra parte del colectivo y yo, trabajábamos en CMV-Architects. En aquel momento nos planteamos, al margen de nuestro trabajo como arquitectos, comenzar una serie de actividades para compartir con los niños nuestros conocimientos en arquitectura de una manera lúdica y cercana. Siempre fuimos conscientes del limitado conocimiento en arquitectura que existe, tanto en el mundo de la educación como en la sociedad en general. Así que en aquel momento, arrancamos con talleres los fines de semana, en principio con los hijos de amigos y conocidos. Varios de estos talleres se realizaron dentro de las instalaciones de CMV-Architects.

Con el tiempo, fuimos investigando sobre este mundo de la educación en arquitectura para niños y jóvenes y nos dimos cuenta de que en España apenas existían iniciativas parecidas. Descubrimos algún grupo con inquietudes similares en Barcelona y Euskadi y un programa educativo para colegios promovido por el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia. Sin embargo, nos sorprendió mucho la importancia que se le daba a este tipo de enseñanza en los países del norte de Europa, más concretamente en Finlandia, donde desde los años 80 la enseñanza en arquitectura forma parte del currículum escolar desde infantil hasta secundaria. También descubrimos que la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) contaba con un programa de trabajo denominado “Architecture & Children”, que trataba de promocionar y promover este tipo de enseñanza. El programa contaba entonces con 33 países miembro, sin delegación española. Todo esto nos animó mucho a seguir trabajando en esta línea, motivo por el cual comenzamos a elaborar un programa educativo anual para colegios. En paralelo, gracias al apoyo del Colegio Oficial de Arquitectos de Baleares primero y del Consejo Superior de Arquitectos de España, nos convertimos en delegados españoles del grupo internacional de trabajo, lo que nos permitiría estar en contacto con profesionales en la materia de otros países. Actualmente, el grupo se reúne dos veces al año, habitualmente en ciudades europeas y de forma puntual fuera de nuestro continente.

Desde entonces, hemos ido viendo como cada vez son más los colectivos, concienciados en la importancia de esta formación para las personas.

¿Cómo se organiza el trabajo dentro de la empresa a nivel humano y tecnológico?

No es un trabajo que implique recurrir a los programas propios de un estudio de arquitectura, por lo menos de forma habitual. En nuestro día a día, usamos sobre todo editores de texto e imagen, hojas de cálculo y presentaciones, así como distintas herramientas on-line y redes sociales. Por otra parte, con los alumnos nos interesa mucho potenciar los trabajos manuales, como por ejemplo la elaboración de maquetas con materiales reciclados, siempre desde una perspectiva más práctica, creativa y sencilla, donde valoramos más el entendimiento de los conceptos a través del proceso que el resultado final del mismo.

Pablo Amor: "Formar a los niños en arquitectura y urbanismo es vital"

¿En qué proyectos actuales está inmerso Arquitectives?

En estos momentos, trabajamos con distintos centros e instituciones educativas y culturales a través de sesiones, programas y proyectos de diversa duración y temática concreta, pero siempre relacionados con el arte, la arquitectura, la ciudad y el medio ambiente.

También las administraciones públicas han comenzado a interesarse en nuestro trabajo, no sólo desde el punto de vista de difusión de la arquitectura, sino por nuestro empeño en implicar a los más jóvenes en los procesos participativos de transformación urbana. Con todo ello, se consigue que estos colectivos tradicionalmente olvidados en este tipo de procesos se sientan más comprometidos y valorados, responsabilizándose además de la futura conservación de lo que se ha ejecutado. Cada vez hay más gente preocupada por los procesos participativos y dada nuestra larga trayectoria de trabajo en colegios, cuando hay que ligar una parte de ellos con la transformación urbana, la arquitectura, modelos de ciudad o transformación de espacios libres, recurren a Arquitectives para trasladar todo eso a los niños de forma efectiva.

Desde hace un par de años, el Centre de Professorat de Palma contacta con nosotros para ofrecer formación a profesorado en materia de transformación de espacios educativos, a raíz de la importancia que se está dando a las nuevas didácticas en los colegios, utilizando el espacio educativo como una nueva herramienta didáctica para los profesores.

Nosotros, en definitiva, llevamos eso al terreno de la ciudad porque defendemos que no sólo sea educador el espacio de la escuela, sino que el espacio urbano también puede serlo. En esta línea, existen proyectos muy interesantes como “La ciudad de los niños”, del pedagogo italiano Francesco Tonucci, o los caminos escolares seguros, temática sobre la que estamos trabajando con el colegio Es Liceu y el Ajuntament de Marratxí, implicando a todo el profesorado de 3º de ESO. Los alumnos harán propuestas sobre un camino escolar seguro que se trasladará al ayuntamiento para fomentar la autonomía del alumno. Creemos que es importante concienciar sobre cómo el uso del coche puede convertirse en un problema en los entornos escolares. Estamos también en conversaciones con otros municipios que quieren desarrollar este tipo de iniciativas.

Por último, en Palma estamos trabajando con el Ayuntamiento en la transformación de varios solares vacíos de la ciudad, integrando en el proceso la participación y el trabajo de vecinos, colegios y demás colectivos de la zona.

Qué pasos quiere dar en un futuro Arquitectives.

Nos gustaría que hubiera un cambio de escala, es decir, que estos procesos participativos no solo se limitasen a transformar una parte de la ciudad o plantear un nuevo itinerario.

Actualmente, existe una necesidad creciente de involucrar a la ciudadanía en los procesos de toma de decisiones que afectan al entorno urbano. Sería un buen paso para nosotros que los procesos de participación que estamos promoviendo a día de hoy puedan trascender y evolucionar hacia otros más complejos.