Nguyen Thi Thuc Huyen: “En Vietnam seguimos aprendiendo de España porque tiene más experiencia en hostelería”

img_9891

Entrevistamos a Nguyen Thi Thuc Huyen, arquitecta asociada de CMV-Architects en Vietnam, para analizar los proyectos y retos que tiene por delante el estudio en el país asiático

 

¿Cuándo surgió la oportunidad de trabajar con CMV-Architects en Vietnam?

CMV llegó a Vietnam en 2009, cuando ganamos dos primeros premios con unos proyectos internacionales: un hotel de cinco estrellas en el centro de Ho Chi Minh City y un edificio de oficinas. El primero en venir fue Pep, cuando solo éramos cuatro personas. En aquel momento necesitábamos organizar documentos, buscar una oficina para alquilar… Cuando empezamos a crecer, entre 2012 y 2013, el mercado cayó. Hasta ese momento enfocábamos nuestro trabajo en rascacielos y edificios residenciales, pero con la nueva situación del mercado tuvimos que cambiar de línea y empezamos a trabajar en proyectos de hostelería.

Los inversores de Vietnam están buscando a diseñadores profesionales en hostelería, puesto que hasta hace poco este tipo de proyectos carecían de diseños complejos. Con el tiempo se ha llegado a entender que no solo es importante el diseño, sino también su funcionalidad. Puede ser muy bonito, pero si no es funcional no vamos a poder usarlo. A día de hoy estamos muy orgullosos de decir que somos uno de los mejores diseñadores de proyectos hosteleros de todo Vietnam y, aunque seguimos trabajando en rascacielos, la hostelería es nuestro foco principal.

¿Cómo se compaginan los caracteres y la forma de trabajar de los vietnamitas y los españoles?

Lo hablamos todo y trabajamos los diseños y demás conceptos a través del correo electrónico. Desde aquí seguimos aprendiendo de España, puesto que tiene más experiencia en el sector de la hostelería. También tenemos a un experto español trabajando con nosotros, Sebastián, que nos enseña aspectos técnicos.

¿Qué aspecto de la cultura profesional o el estilo de vida españoles, y del mallorquín en particular, te ha sorprendido más durante estos años al frente de la delegación?

Españoles y vietnamitas tenemos una mecánica de trabajo similar, así que nos coordinamos muy bien. Sabemos trabajar en equipo y, aunque hay algunas diferencias a la hora de presentar documentos, en la mayoría de cuestiones seguimos las mismas reglas.

Es evidente que no podemos utilizar diseños iguales a los de España, ya que la climatología en Vietnam es diferente. Vietnam es tropical y en España hace más frío.

img_9872

¿Con qué problemas o desafíos más importantes o habituales se ha encontrado hasta la fecha la delegación de CMV-Architects en Vietnam?

Nuestro mayor desafío hasta la fecha ha sido el idioma, ya que en España no se habla demasiado inglés. También ha resultado complejo entender el mercado y cómo funcionan los inversores vietnamitas. Cuando Pep llegó a Vietnam tuvo que estudiar todas esas cosas, además de la documentación legal, muy diferente a la europea. De hecho, Vietnam acaba de cambiar las regulaciones necesarias para alcanzar un estándar mayor, así que tenemos que estar muy pendientes. Los inversores, por su parte, también deben estudiar cómo lidiar con estudios internacionales.

El problema con los inversores es que a veces no tienen demasiados conocimientos y los asesores tienen mucho que explicar. En ocasiones pueden pensar: “Tengo dinero, me da igual lo que cueste”, y tenemos que encargarnos de equilibrar eso.

¿Cuáles son los proyectos actuales de la firma en Vietnam?

En estos momentos estamos enfocando nuestro trabajo en resorts y hoteles, como el cinco estrellas que nos ocupa actualmente, cerca de Ho Chi Minh City. También tenemos un rascacielos que es un espacio comercial, residencial y de oficinas en Hanoi. ¡Ahora vuelven a venderse apartamentos y se alquilan oficinas, así que nosotros también volvemos a la carga!.

¿Y los retos futuros?

Nuestro desafío actual es estudiar para convertirnos en mejores profesionales de la hostelería. Es un mercado grande y cuyos requerimientos cambian con frecuencia. Nuestra intención, sin embargo, es poder estar entre los mejores en el sector de la hostelería vietnamita.